Nuevos tapires son liberados en Rincón del Socorro, Parque Iberá

Ecoturismo

25 de junio de 2017

La etapa de “aclimatación” transcurrió tranquila para todos y, en menos de dos meses, se abrieron las puertas de cada corral de presuelta. El mes de abril fue testigo de la liberación de cinco de los mamíferos terrestres más grandes de Sudamérica. Cuatro de los cinco individuos liberados a mediados de abril, comenzaron a explorar a los pocos días, utilizando la ruta provincial de acceso a Colonia Carlos Pellegrini como sendero. Este trabajo lo lleva adelante la fundación The Conservation Land Trust.

tapir

Durante los últimos siete meses el Proyecto Tapir, que contaba con solo dos ejemplares, tuvo un crecimiento notable y cinco nuevos individuos se sumaron al grupo de Reserva Rincón del Socorro en el Parque Iberá.

Cumplida la estricta cuarentena por la que pasa cada individuo que ingresa al proyecto, los tapires comenzaron a ser traslados al sitio de liberación. Los primeros en arribar fueron Gustavo y Nene Malo, de procedencia tucumana, ambos nacidos y criados en la “Reserva Experimental Horco Molle”. Luego de estar dos semanas en sus respectivos corrales de presuelta, se les unieron las que iban a ser sus compañeras, tres hembras salteñas procedentes de la “Estación de Fauna Autóctona”. India, la más longeva, fue al corral de Nene Malo. Nena, una de las más grandes con 250 kg peso, fue ubicada con Gustavo. A la tercera, Milagros, le tocó el corral de presuelta del sector conocido como Cerrito, donde la esperaban ya en libertad, Francisco y Nato.

La etapa de “aclimatación” transcurrió tranquila para todos y, en menos de dos meses, se abrieron las puertas de cada corral de presuelta. El mes de abril fue testigo de la liberación de cinco de los mamíferos terrestres más grandes de Sudamérica.

Cuatro de los cinco individuos liberados a mediados de abril, comenzaron a explorar a los pocos días, utilizando la ruta provincial de acceso a Colonia Carlos Pellegrini como sendero. Tras el accidente automovilístico que sufrió Nato a los cinco meses de vida libre (fue atropellada y aunque presentaba heridas serias se está recuperando bien), no queríamos correr riesgos con los demás.

Nena y Nene Malo fueron recapturados y devueltos a lugares seguros de la reserva para evitar nuevos accidentes y asegurar su bienestar durante los primeros meses.

A los siete individuos se les colocaron cintas refractantes en sus collares para ayudar a los automovilistas a verlos en la noche, momento en el cual es más probable su encuentro en la ruta.

Aun viviendo en completa libertad, cada individuo liberado debe ser observado varias veces a la semana. El manejo al principio es muy intenso e incluye también la curación de heridas y suplemento de comida. A medida que los monitoreadores percibimos avances en el comportamiento de los tapires, poco a poco se van añadiendo nuevos frutos y plantas nativas a su dieta.

Hace varios años atrás solo estaban en la imaginación y deseos de unos pocos, hoy son una realidad, el tapir volvió a pisar suelo correntino...¡volvió al Iberá!

  • Volver
  • Imprimir
  • Enviar
  • Arriba
Sus datos
Datos del destinatario

Desarrollado por 27Sur